Solo sé mentir con los ojos cerrados,
engaño así, de boca en boca,
robando secretos de beso en beso,
errando amores,
falseando sonrisas,
diciento te quiero.
- Vuelta y Giro. (via vueltaygiro)
Andaba mareado de tristeza. Cuando uno anda así, los demás disparan. No querés ver a nadie y nadie quiere verte. La tristeza es una lepra.
- "La canción de nosotros" - Eduardo Galeano. (via viejaculturafrita)
Se deja de querer, y es como un río cuya corriente fresca ya no calma la sed; como andar en otoño sobre las hojas secas, y pisar la hoja verde que no debió caer.
- José A. Buesa (via fruta-y-menta)
Yo no soy de esas que quieren tenerlo todo por la ligera.
A mi me gusta saborear la victoria por el esfuerzo que tenga que hacer para alcanzar lo que deseo.
Yo voy por ahí, observando el cielo y dibujando en las nubes pequeños relatos que veo por la calle, aquel niño que deja escapar su pelota y vuelve cerca de sus amigos para continuar la diversión. Esos encuentros casuales de viejos conocidos que juraron ser extraños, pero hoy vuelven a juntar sus días para rehacer la historia.
Sentarme en un parque y observar como la vida fluye, se estabiliza y cambia, ese es mi verdadero yo, ese que no se ata a la cama para quedarse dormido. Que con un movimiento de caderas revela su vida en un instante.
- Maktub. Daniela Arboleda. (via palabrasenpastillas)
El ayuno.
El ayuno de tus besos.
La falta de ti, mi alimento.
Se empiezan a asomar hasta los huesos.
¿Que no ves?
Me desaparezco sin tu esencia.
Hasta mis ojos piden tus migajas.
Sólo una mirada cuando quieres regalas.
Mínimo dale de beber, llorame aunque sea un poquito.
Regalame una lágrima,
Un beso,
O una mirada.
No quiero nada más, sólo eso.
- Iveth García [Delirios de Hambre ] (via poisonveth)
Soy una mujer de pocas palabras, muchos problemas, toda la culpa y nada de suerte.

¿Cuántos?

¿Cuántos pasos hacia tu compañía?
¿Cuántos “Te quiero” hasta que me creas?
¿Cuántos besos en la mejilla, para uno en los labios?
¿Cuántos? Sólo dime cuantos…

Vacío

Que no te pase seguido, eso de sentirte vacío. Porque puedes llegar a creer que es normal.